Reseña | El juego de la inocencia | Marisa Sicilia | Romántica

¡Hola, ciudadanas! ¿Que por qué os llamo así? Porque hoy os traigo la reseña de una novela que transcurre durante los meses anteriores a la Revolución Francesa, y termina después de esta. Una novela que a mí me ha despertado sentimientos muy contradictorios por la personalidad de ambos protagonistas. Pero de eso hablaré en su momento.

¿Vamos con la sinopsis y la biografía de su autora?

1’89 € INCLUIDO EN KINDLE UNLIMITED

Sensual, erótica y elegante, El juego de la inocencia transcurre en la Francia de finales del siglo XVIII, justo en vísperas de un acontecimiento histórico crucial, en una época conocida por la falta de moralidad de las costumbres y por las muchas desigualdades sociales.
Louis de Argenteuil, joven ocioso y libertino, ve amenazada la comodidad de su vida cuando su tío Eustache, harto de su desidia y ante su inminente nuevo matrimonio, decide retirarle su ayuda económica.
Louis tendrá ocasión de desquitarse seduciendo a Hélene Villiers, la futura esposa de Eustache. Una muchacha sencilla e inocente, recién salida de un convento, a quien enseñará toda clase de juegos carnales, siempre dejando intacta su virginidad.
Resguardar la virtud de Hélene supondrá todo un desafío para Louis, un descubrimiento para Hélene y una sorpresa para ambos.

Sobre la autora

Marisa Sicilia es licenciada en Ciencias Económicas y en la actualidad compagina la escritura con su trabajo en la gestión y la administración de su propia empresa. Vive con su marido y su hijo en una tranquila localidad a medio camino entre Madrid y Toledo, y su objetivo al escribir es intentar que el lector disfrute de algo lo más parecido posible a lo que los libros le han hecho disfrutar a ella.

Ha sido finalista durante dos años consecutivos del Certamen Vergara-Rincón de la novela Romántica con sus novelas La dama del paso y El juego de la inocencia.

Opinión

1.- Diseño editorial.

La portada no es que me vuelva loca, pero es correcta y cumple con su cometido, que es darnos una leve indicación del tipo de novela que es. Si la ves sin leer nada más, te puedes imaginar fácilmente que es histórica, y te induce a leer la sinopsis si eres amante de este subgénero de la romántica.

2.- Argumento.

Debo advertir para todas aquellas románticas tradicionalistas que esta novela tiene un alto componente erótico, por lo que si te chirrían demasiadas escenas de sexo, mejor no la leas. Porque hay sexo, y bastante, y no es del tierno y dulce y almibarado; sino duro, desesperado y bastante salvaje.

Dicha esta advertencia, prosigo.

Nunca había leído una novela romántico histórica que transcurriese durante los meses previos a la Revolución Francesa, una época difícil en la que situar una historia de amor y conseguir que termine bien. Precisamente esa dificultad es lo que convierte esta novela en algo especial y original.
Marisa ha logrado sumergirnos en un tiempo convulso y hacer un retrato fiel y descarnado de la alta sociedad de la época a través de Louis, al mismo tiempo que nos habla de una historia de amor extraña y muy diferente a las que estamos acostumbradas.
Me gusta mucho la manera en que la autora ha afrontado el reto de hacernos suspirar con un personaje masculino verdaderamente odioso, ya que al principio no somos capaces de ver nada bueno en él. Su evolución a lo largo de la historia es gradual, y completamente creíble precisamente por eso.
No hay giros inesperados ni sorpresas hasta el final, pero eso no impidió que me enganchara, y mi paciencia con ambos protagonistas fue recompensada de sobras con ese final tan absolutamente impredecible que sí me sorprendió. 

3.- Personajes.

La primera impresión que tenemos de Louis, el protagonista, es que es un capullo egoísta, superficial, y capaz de cualquier cosa con tal de salirse con la suya. Incluso diría que está en el límite rayano a la maldad. Un petimetre demasiado preocupado por su apariencia, un manipulador experimentado y sin conciencia. Un libertino de pies a cabeza, que utiliza su apostura para escalar socialmente dentro de la corte, convirtiéndose en amante eventual o fijo de cualquier mujer con poder e influencia. Vive en su burbuja sin importarle lo que ocurre más allá de su círculo; hay una escena en la que se ve obligado a entrar en una casa en la que hay una mujer enferma, y su reacción está muy lejana a la que cualquiera con un poco de compasión y empatía sentiría. Por eso es tan fácil odiarlo y despreciarlo, hasta que poco a poco va desgranándose la complejidad interior. Louis es, ni más ni menos, un producto de su época y de su educación; no sabe comportarse de otra manera porque nunca ha visto a nadie hacerlo, y no se plantea que lo que hace está mal porque para él, y para todos aquellos que han estado a su alrededor, ese comportamiento tan alejado de la humanidad, es completamente normal. Solo hay que ver la explicación que da su tía como motivo por haber separado a Hèlene de su madre cuando era pequeña.

Louis es un fiel reflejo de la nobleza de la época, más preocupada por vestir a la moda que por cuidar de los que dependían de ellos, y que cerraban los ojos a la realidad fea y deprimente que los rodeaba, engañándose a sí mismos.

Hèlene, en cambio, es la virtud personificada. Una muchacha de 17 años educada en un convento, que no sabe nada de la vida excepto que lo mejor es obedecer con rapidez a aquellos que tienen poder sobre ella, mantenerse anodina y no llamar la atención. Lecciones aprendidas con dureza durante sus años en el convento. Su lado sumiso, su inocencia y su aspecto, tan diferente al aspecto de las mujeres de la corte, repelen a Louis, que se dedica a despreciarla constantemente de una forma altanera; hasta que un suceso, aparentemente sin importancia, despierta el deseo en él y una idea toma forma en su mente: vengarse de su tío seduciendo a su prometida, obligándose a respetar su virginidad para que él no se entere nunca de lo ocurrido, asegurándose así la predisposición de Hèlene a ayudarlo y protegerlo cuando sea condesa.

La sumisión aprendida durante los años pasados en el convento, la impulsa a obedecer a Louis aunque hay momentos en que se cuestiona su comportamiento, y siente remordimientos por su conducta indecente. Pero puede más la pasión descubierta y la emoción de saberse deseada por un hombre como Louis, sobre todo sabiendo que su futuro está escrito y que deberá casarse con un hombre viejo y avaro que la hará infeliz.

A partir de ese instante se inicia una doble seducción, una completamente consciente por parte de él, y otra completamente inconsciente por parte de ella, que los lleva a descubrir un lado un tanto oscuro y perverso de sí mismos que no conocían ninguno de los dos.

Uno de los daños colaterales de la pasión que siente Louis, es que esta poco a poco va provocando que empiece a conocerse a sí mismo, descubriendo miedos y anhelos que desconocía pero que siempre habían estado ahí escondidos, y a través de estos anhelos la lectora va desgranando poco a poco todas las carencias afectivas de este personaje y se sorprende descubriendo que el hombre vanidoso y sin corazón es una terrible máscara tras la que esconderse.

4.- Ortografía, gramática, vocabulario, estilo, etc.

Debo felicitar a la autora por la documentación tan completa y exhaustiva, porque consigue, de una manera amena, transportarnos sin dificultad a la época en la que transcurre la historia de amor entre Louis y Hèlene.

Marisa tiene una prosa elegante y fluida, con la que logra meternos bajo la piel de los personajes y obligarnos a comprender sus acciones y aquello que los motiva. Su extenso vocabulario, y el uso de algunas palabras que dan nombre a objetos ya en desuso, enriquece notablemente esta novela.

Soy una lectora de histórica bastante difícil de contentar, porque a la que detecto un anacronismo, por muy simple que sea, me agria la lectura y dejo de disfrutarla. De hecho, he dejado de leer novelas por contener expresiones o comportamientos fuera de lugar para la época en que transcurren. En EL JUEGO DE LA INOCENCIA no he detectado ni uno solo, y eso ha hecho que pudiera disfrutarla de principio a fin sin que mi «vocecita interior» blasfemara por ello.

5.- Diversión.

La he disfrutado como una enana. Sin lugar a dudas, cualquier amante de la romántica histórica la disfrutará igual que yo, a poco que se deje llevar y sea consciente del marco cultural, político e histórico en que se desarrolla. Porque esta novela hay que leerla teniendo muy presente el lugar y la época en que pasa.

CONCLUSIÓN Y PUNTUACIÓN

Espero que a estas alturas de la reseña, tengas claro que la recomiendo encarecidamente. Por supuesto, la puntuación no puede ser otra que CINCO CORAZONES.

5 C

Si quieres comprarlo

Anuncios

Acerca de Yo Leo Erotika

Lectora empedernida de erótica y romántica; cinéfila y melómana; rockera y caótica; me encanta la ópera y el teatro, mucho más el clásico que el actual.
Esta entrada fue publicada en El juego de la inocencia | Marisa Sicilia, Kindle Unlimited, Marisa Sicilia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Reseña | El juego de la inocencia | Marisa Sicilia | Romántica

  1. Marta dijo:

    Hola, le tengo ganas desde que lo vi por la bloggosfera, y es que nada más que veo buenas opiniones de él, y cada vez le tengo más ganas, besos

    Me gusta

  2. Sé que no soy muy imparcial, pero me parece una reseña magnífica!!! XD Comentaba hoy con una compañera que siempre gustan y se agradecen las reseñas (incluso cuando no ha habido mucha sintonía) pero cuando ademas ves reflejado lo que has querido contar, cuando más allá de me gustó o no me gustó encuentras análisis y razonamiento… Entonces el agradecimiento es aún muchísimo mayor. Muchas muchas gracias por la oportunidad y por la afinidad y te aseguro que en mí tienes también una seguidora fiel. Nos leemos!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias, Marisa. Me alegro mucho que la reseña te haya gustado, y ya te «amenacé» por Twitter con que voy a leerme todo lo que tengas publicado, porque disfruté muchísimo de la historia, y de esos personajes tan bien construidos y muy consecuentes con las circunstancias y la época en la que viven. Ha sido un verdadero placer leer El juego de la inocencia.
      Besos, y muchas gracias por comentar.

      Me gusta

  3. R. Crespo dijo:

    ¡Pero qué bonita reseña! Muchas gracias, por cierto. Yo aún tengo que leerlo (¡al fin lo tengo!), pero seguro que no tardo mucho en hacerlo con las ganas que tengo *-*. Yo también soy una lectora exigente por esos motivos que mencionas, así que te entiendo. Y me pasa también con otras temáticas dentro de la erótica, la verdad (sobre todo si conozco del tema, valga la redundancia).

    Saludos ❤

    Me gusta

Comenta con libertad, pero sin faltar al respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s