Reseñas negativas, ¿sí o no?

Si sigues mi blog, sabes que mi respuesta es un sí rotundo. Sí a las reseñas negativas, aunque, eso sí, siempre desde la humildad y el respeto. No comparto la política de algunos blogs en cuanto a esto, aunque respeto totalmente su postura.

No quiero entrar en un debate sobre este tema, ni mucho menos criticar a los blogs en los que nunca hablan negativamente de un libro, así que voy a limitarme a contar por qué en mi blog no solo podéis encontrar reseñas que no son favorables, sino incluso hablo de aquellos libros que he empezado y no he terminado de leer.

Habrá quién diga que si no lo he terminado no tengo derecho a criticar un libro, o que cómo puedo criticar algo si no he terminado de leerlo hasta el final. La respuesta es muy sencilla: si no lo he terminado es porque lo que he leído hasta ese momento no me ha gustado, y puedo decir por qué he dejado de leerlo. Desde el respeto, por supuesto, y con la humildad de una simple lectora, pero con todo el derecho.

Mi blog es solo una pequeña ventana en la que vierto mis opiniones. Ni siquiera considero que son verdaderas reseñas, aunque procuro trabajarlas lo mejor que puedo, y siempre doy las razones que me llevan a opinar de una u otra manera. Quizá no soy muy técnica, eso se lo dejo a los críticos profesionales; y desde luego, nunca lo hago con la intención de hacer daño a la autora, y siempre procuro ser honesta y cuidadosa al mismo tiempo. Decir que un libro no me ha gustado y por qué, no creo que sea un ataque hacia el autor, y desde luego, no es una falta de respeto. Detrás de todo trabajo hay muchas horas de entrega, lo sé, pero si viene un albañil a casa y nos hace una chapuza, ¿no nos quejaríamos? Hay que respetar el trabajo de los demás, pero también exigir que lo que recibimos a cambio de nuestro dinero, esté a la altura.

Siempre he pensado que una cosa son los gustos, que cada uno tiene los suyos, y lo que a A no le gusta, a B puede parecerle una maravilla. Si mi problema con una novela es que no me ha gustado, lo digo. Puede estar escrita correctamente, sin fallos, pero igual la prosa del autor me aburre, o su enfoque de la historia no me convence. Son motivos puramente subjetivos, pero son mis motivos, y tengo todo el derecho a contarlos. No soy tan absurdamente prepotente como para pensar que mi opinión va a influir en nadie para que lea o no una novela en concreto, y si algún blogger cree que sí, es que vive en su propio mundo de fantasía. Allá él o ella.

Pero otra cosa muy diferente es cuando me encuentro novelas con errores, ya sean ortográficos, o gramaticales. Cuando alguien toma la decisión de ser escritor, ha de ser consciente que su principal preocupación ha de ser conocer el lenguaje, ya que es su herramienta de trabajo. ¿Qué haría un carpintero si no supiera utilizar bien un martillo? Destrozar los muebles en lugar de construirlos. Así, uno no puede considerarse escritor hasta que no domina correctamente el lenguaje.

Y hay una cosa que me molesta muchísimo, y es la falta de documentación previa del autor, y no hablo solo de las novelas históricas. La documentación es básica para hablar de cualquier tema, BÁSICA, y que un autor no se prepare correctamente, lo considero una falta total de respeto hacia el lector.

No soy una enciclopedia, por supuesto, así que habré leído centenares de novelas cuyos autores no se han documentado correctamente, y se no me he dado cuenta porque no tengo ni idea sobre ese tema en concreto, el que sea del que hablen. Pero cuando sí lo detecto tengo que decirlo, no para poner en ridículo al autor, sino para darle un motivo para que al siguiente, se preocupe más de algo que es fundamental antes de que se ponga a escribir: documentarse.

Pero no estoy a favor de las reseñas en las que se ridiculiza una novela y se utiliza el sarcasmo para hacer sangrar a su autor. Eso me parece de un mal gusto abominable, además que se hacen con la intención de hacer daño, y de ganar visitas para el blog; porque seamos sinceras por una vez: ese tipo de reseñas conllevan un aumento considerable de visitas por el morbo de leer cómo destrozan sin compasión una novela (y a su autor de rebote). Somos así de crueles. Pero no va conmigo, por eso siempre procuro ser respetuosa además de honesta, y creo que se puede ser ambas cosas a la vez.

Y tú, ¿qué opinas al respecto? Reseñas negativas, ¿sí o no?

Anuncios

Acerca de Yo Leo Erotika

Lectora empedernida de erótica y romántica; cinéfila y melómana; rockera y caótica; me encanta la ópera y el teatro, mucho más el clásico que el actual.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Reseñas negativas, ¿sí o no?

  1. R. Crespo dijo:

    ¡Hola, guapa! Como tú, opino que sí siempre que se hagan desde el respeto y argumentando el motivo por el que no ha gustado. Cada uno tenemos nuestros gustos y si no nos ha entusiasmado un libro, quizá a otro sí le llame la atención por eso que no nos ha llamado a nosotros la atención. Así que haces bien en apoyarlas y en escribirlas, así podemos saber con qué encontrarnos si le damos la oportunidad o no.

    Saludos ❤

    Le gusta a 1 persona

  2. Iratxe dijo:

    Ole, ole y ole!!!! Que gusto da encontar algo que refleja tambien mi opinion. Ojala se reflejase tambien en las ventas de libros, por que a veces no entiendo como gente que publica practicamente cada 3 semanas algo ( lleno de faltas, errores y demas) venden mas que las escritoras/es que se esfuerzan en publicar un libro de calidad.

    Le gusta a 1 persona

    • Yo tampoco lo entiendo por más que lo intento. Después nos quejamos de que la literatura romántica y erótica ni siquiera son consideradas literatura. Novelitas, las llaman. Pero yo no le echo la culpa a quién escribe, sino a quien compra. Si no tenemos criterio como lectoras, nunca habrá una calidad aceptable en las publicaciones. Y no me refiero solamente a las auto publicadas, que de editorial también hay una lista muy larga de novelas que no entiendo cómo han pasado la criba.

      Me gusta

  3. Anita dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo. Me gusta muchos leer reseñas tanto positivas como negativas cuando explican el por qué les gustó o no. Así una puede seleccionar las que va a leer. Por ej, si yo tuviera un blog, seguramente mis reseñas de las novelas que están escritas en primera persona serían negativas, porque no me gustan. Quizá a otra lectora, no le importe o le guste. Y si lo aclaro, ella podrá decidir.
    Besos

    Me gusta

Comenta con libertad, pero sin faltar al respeto. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s